Destacados Editorial — 05 febrero 2017
Viajando por las  entrañas de los Andes Merideños.

Mérida es un estado que por sus cuatro costados tiene gente amable, cariñosa y trabajadora , como buen Pueblo Andino Agricultor con una Universidad que ha permitido una población con estudios de 3er y 4to nivel a un sin número estudiantes  que alberga una cantidad de  intelectuales  que hacen vida en el mundo  de las artes, Tecnología la cultura y el deporte en la ciudad de los caballero. Quien les escribe piensa que esa ciudad despierta el talento y la creatividad de una cantidad de gente joven que sigue apostando al emprendimiento pese a toda la adversidad.

Esta vez no iba de trabajo  si no que veníamos de excursión con un grupo  a ver los parajes y grandes montañas , venia hacer una peregrinación estaba mentalizado a encontrarme con los caminos, las vistas y parajes que me había encomendado ,lo interesante para nosotros  es poder ver a los labradores de la tierra y sus animales en esos parajes, en los Andes en estas alturas son los campesinos ancestrales que viven con una cierta calidad de vida de lo que se  sustentan , son gente con cierta salud a pesar de las alturas donde tienen sus comunidades y pueblos, ver todas las laderas sembradas es algo impensado.

Nos  fuimos de vacaciones hacer un Tour de aventura que diseñamos, con la idea de descargar y ver los sitios que tenía más de 12 años que no iba, organizamos un tour en Bicicleta a los Nevados partiendo desde el Mirador del Morro hasta los Nevados que termino en el pueblo de Mojandad. Cuando empezamos todo esto nos imaginamos la ruta menos difícil de lo que resulto, desde que agarramos el chasis Largo donde nos encontramos un ciclista de montaña que se iba a entrenar en recorrido de 180 kms en tres días, llego con su bicicleta de marca, calibrada para su entrenamiento, de nombre Ender un atleta alta competencia y Guía de alta montaña nos recomendó de donde salir,  nuestra  impresión de quienes venimos hacer un tour  y pasarla bien era un poco de asombro porque estábamos ante un duro del ciclismo , sin amilanarnos porque   nosotros vinimos en la onda de  hacer ejercicio y descargar  por estos  parajes espectaculares donde vimos con una luz especial con un cielo azul iluminado con  los verdes de sus laderas  montañosas y sus caminos trepidantes de cuestas y bajadas técnicas, para los efectos teníamos bicicletas incipientes  frente a una ruta que pensamos que era menos dura, el tema  es que si nos es por nuestro arrojo y decisión de hacer la ruta no lo hubiéramos hecho, la aventura empezó rodando por planos y ladeando la montaña como 3kms, hasta encontrar la bajadas que resultaban unos ángulos de casi 70 grados e igualmente las subidas largas que hicieron que nuestras bicicletas empezaran a descalibrar los frenos y tuvimos que pararnos un par de veces arreglar los frenos ahí pensé bueno quien te mando a venir con una bici prestada no me quedo más remedio que seguir en mi aventura y dije si me tengo que bajar de la bici como paso en varias oportunidades lo hare y me vacilare las vistas tomare fotos e iré en nuestra peregrinación como en efecto fue la ruta, llegamos al Puerto de Guarda parques en Mocaz después de una larga subida  nos apertrechamos de agua y seguimos hasta un mirador donde había una pequeña fiesta en una casa no entendí si era una celebración o la despedida de algún fallecido, llegamos a una pequeña cantina donde nos pedimos una cerveza y ahí ya venía con la tensión muscular de los brazos , hombros y espalda por el tema de las bajadas muy pronunciadas y técnicas le dije a mi compañera de aventura la  montañista María Isabel Pecori que estaba a punto de botar la toalla pero me animo a seguir hasta que llegamos a Mojhandad un pueblo que esta antes de los Nevados, ahí ya empecé a decirme que hasta aquí había llegado mi aventura , estábamos caminando en dirección a los Nevados y estábamos en el tema de pedir una cola aquellos transportes que veíamos pasar, en eso se para un Chasis largo de una operadora y nos pregunta que nos pasa y le digo que estoy engarrotado de la espalda y los antebrazos que no podía seguir montado en la bici, el Sr siguió y más adelante se paró dirigiéndome hacia mí para decirme que nos llevaba, le dije que más adelante estaba mi compañera de aventura que se parara ahí que yo lo alcanzaba, cuando nos encontramos en el punto nos presentamos con la familia  que iba a pasar unos días en los Nevados, y paso algo inesperado encontrarme con los Morochos Belloso amigos del Futbol desde hace más de 20 años que no los veía, le digo esto no es casualidad, llegaron para auxiliarme y contar la historia  de cómo me consiguieron metido en una  1000 kms de Caracas, anécdotas iban  y venían sobre el futbol pues fuimos compañeros del club de futbol donde jugamos y la verdad es que fue un encuentro mágico pues íbamos a la misma posada y la verdad que la aventura de la Bici valió la pena porque esta parte de la historia fue como una regresión de años y recuerdos sobre la familia y el futbol, llegamos a los Nevados y nos encontramos con otro amigo Alberto Camardiel que acababa de llegar para hacer una fase preparación y entrenamiento para lo que va ser su próxima excursión nada más y nada menos que el Ascenso del Everest.

Esos encuentros fueron un bálsamo de conversaciones y una buena cena de historias y reencuentros. Al día siguiente nos  esperaba el trekking  a los Nevados, desayunamos y partimos por una larga travesía entre conversaciones y reflexiones en silencio, veredas, senderos y vistas únicas de la Parte Sur del Bolívar la caminata empieza a sintonizar con las chacras del cuerpo y empieza a sentirse una especie de éxtasis y relax único la primera parte del trekking fue una subida sostenida hasta que llegamos al recodo que empieza los tramos más empinados aquí es donde el trekking empieza afectar el paso y poco a poco llegamos a la parada del último puente antes de llegar a los altos de la Cruz, ahí después de un buen  refrigerio e hidratación partimos a la cumbre que nos tocaba, ese trayecto fue  exigente y arduo aunque lo disfrute porque fue lento , veíamos los altos de la Cruz, solo que el ascenso era el más trépidante  de todos, llegamos a una parte donde nos encontramos bajando del Pico el toro al Atleta Alberto Camardiel que venía de hacer su entrenamiento de vuelta a los Nevados, más adelante nos encontramos a una expedición que era guiada por un Giovanni Dinuzzio Guía de Montaña conocido, y ahí empezamos nuestro último tramo hasta coronar la Cruz  ya finalmente estábamos en el alto viendo la estación de  Loma Redonda. Ahí nos tocó esperar la procesión de bajar por el teleférico que estaba abarrotado de gente, nos enseñaron las estación, los restaurantes y los café algo muy bien hecho y con gusto la estación con un diseño espacial , la atención del personal fue muy buena y creo que en este sentido tienen el personal bien entrenado, la cabina del teleférico es espectacular caben 50 personas por cabina, tuvimos dos paradas en la aguada y en montaña pues en cada una hay que hacer trasbordo obviamente la espera en cada estación fue lenta pero segura, al final un día que había empezado a las 7am había terminado casi a las 9am, 7 horas de caminata en aproximadamente 19kms en subida un record no tan malo para poco entrenamiento, lo interesante es que había cumplido con la planificación de nuestra excursión y nos encontramos con las vicisitudes de lo que significa este tipo de aventuras, lo mejor es que cada quien vive su experiencia como quiere, al final hice lo que me había planteado y mi meta estaba cumplida.

Luis Vidal

Related Articles

Share

About Author

admin

(0) Readers Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *