Destacados Editorial — 28 noviembre 2016
Problemática del Turismo Mérideño Visto desde quienes gestionan el destino.

Se han tomado decisiones  como  la solicitud en  persona de visado para turistas  extranjeros americanos, que deseen viajar por turismo a Venezuela, generaron cancelaciones del destino  en catálogos de viajes dentro de ese mercado del turismo de aventura que genera muchas divisas en  visitas  en Latinoamérica, redirigiendo estos clientes potenciales a otros destinos  andinos vecinos como Colombia, Ecuador,  entre otros.

 El cierre de la frontera Colombo-Venezolana-Brasileña,  durante un año nos impidió    la visita de viajeros “mochileros” desde Suramérica,  con el agravante  que actualmente  varias guías de viaje impresas reseñan dicha problemática del libre tránsito para el turista en las fronteras,   muchas de ellas sin actualización hasta finales del año 2017.

Compañías de viaje  inglesas y  australianas, en vehículos propios  conocidos como “Camiones de viaje” que atravesaban  la frontera desde Colombia para continuar hacia Brasil,  en sus programaciones con grupos de 30 a 40 pasajeros,  visitando 2 semanas o más nuestro país,  es lamentable  que han cambiado la ruta desde Colombia al Sur.

La tasa del dólar: Los clientes no saben que hay varios  tipos de cambio y por eso Venezuela parece muy costosa, al convertir los servicios turísticos  desde la moneda nacional, ya que en el exterior no se tiene clara la información del cambio oficial. Una muestra de esto se encuentra  en las descripciones de guías de viaje y  foros.  Un problema adicional actual  es  el manejo de billetes donde un cliente que cambia  $100  y recibe 640 billetes en la denominación más alta del mercado  de 100 Bs a tasa Dicom siendo difícil su movilización. El uso de las tarjetas de crédito internacionales es riesgosa ya que hemos conocido clientes que por emergencia usaron la tarjeta de crédito para pagar una cena, de 6000 Bsf y  les apareció cargos en su tarjeta al llegar a su país,  con un cambio de 10 BSf por dólar equivalente a $600.US.

Basura en Mérida, nuestra ciudad fue la más limpia en Venezuela durante décadas,  actualmente carecemos  de campañas de concientización a nuestra población y deficiencia en el manejo por parte  de los entes encargados de la recolección de los desechos en calles y avenidas de la ciudad. Entre otros la falta de colectores de basura, es un problema grave. Interesante crear  una campaña  con pipotes señalizados y con mensajes ecológicos de concientización  en escuelas pública y privadas en educación ambiental,  ya que todos vivimos del turismo que es una fuente que generaría empleo para los merideños.  Aprovechando esta iniciativa con el sector privado impulsándolos a la dotación de pipotes.

Inseguridad, delincuencia común, contaminación sónica, carencia de valores en la población, son otras de las causas que ahuyentan en estos momentos el turismo en nuestra región. Anarquía en el manejo de parte de conductores y motorizados, y falta de rayados, señales de tráfico en buen estado, con opción de paso para peatones, carencia total de señalética informativa al turista, ausencia de módulos de información turística, hacen que en nuestra  ciudad prácticamente sea  imposible, para un viajero que venga de un país extranjero caminar por su calles.

En otros tiempos  el gentilicio merideño era conocido por la caballerosidad y hospitalidad, gracias a  la formación de los prestadores de servicio a través de cursos para taxistas, artesanos, entre otros.  Dichas políticas se podrían retomar y convertir de nuevo a Mérida en la ciudad de los caballeros que todos disfrutamos.

Ciertamente de acuerdo a impresiones recolectadas de los mismos operadores turísticos, en el 1er encuentro de turismo organizado el pasado 28 de septiembre desde la Alcadía del Municipio Libertador del estado Mérida,  se pudo conocer existe una marcada carencia de capacitación y programas de formación en materia turística, dirigida a la gerencia de las organizaciones turísticas y a la prestación del servicio en genera, incluso la carencia programas educativos donde se sensibilicen a la comunidad receptora  desde los niveles básicos de la educación, para todos los ciudadanos merideños, es decir, formación de manera trasversal (todos los niveles y todos los servicios), así como programas de asesoría para canalizar los emprendimientos. Otro de los clamores escuchado el día del encuentro fue la necesidad de reforzar la seguridad no solo dentro de las instalaciones de los establecimientos sino también de sus alrededores, lo cual es básico en la prestación de servicios turísticos nocturnos; seguido de la necesidad de coordinar esfuerzos entre los diferentes atores del sistema turístico (Alcaldías, cámaras y gremios de turismo, INATUR, Cormetur, Gobernación del estado, entre otras) con imparcialidad política, y del rescate del casco histórico de la ciudad de Mérida.

El principal atractivo turístico nuestro Teleférico de Mérida, las operaciones comerciales  por puerta, fueron abiertas, y las reservas por el momento son por taquilla,  esperamos la oportunidad para los operadores de turismo, agencia de viajes, etc., tener acceso a las reservas y paquetes para poder impulsar la actividad dentro de un paquete de turismo y por consiguiente  esto permita a los operadores nacionales e internacionales  la promoción con antelación  en catálogos de viajes.

En el mismo sentido de la oferta turística, considerando que muchos atractivos naturales del estado Mérida (aguas termales, balnearios fluviales, cascadas, entre otros) son sitios visitados con fines recreacionales y medicinales, frecuentados por lugareños o pobladores, y poco conocidos, sin equipamiento e infraestructura turística, dichos atractivos deben ser adecuadamente desarrollados con inversiones turísticas basadas en el desarrollo sustentable, dado que dichos activos constituyen importantes reservas acuíferas. Igualmente, aun cuando los atractivos naturales y culturales se encuentran presentes en todos los municipios de la geografía merideña, se observa la concentración del turismo receptivo en el municipio Libertador, ciudad Capital del estado Mérida, por cuanto en éste se encuentra el equipamiento y la infraestructura necesaria para la acogida del turista, lo cual demanda la imperiosa necesidad de invertir en el desarrollo de equipamiento e infraestructura en otros municipios del estado.

Igualmente, desde la óptica de los componentes de la oferta turística del estado Mérida; la cual incluye atractivos recreacionales naturales y culturales, ampliamente difundidos y únicos en el país, posee una amplia gama de establecimientos que integran la planta turística (equipamiento receptivo y complementario: alojamiento expendido de alimentos y bebidas, recreación, transporte, comunicaciones, entre otros), la misma debe ser mejorada y/o adecuada, por ejemplo, con la dotación de estacionamientos y otros aspectos del servicio al cliente, así como con una clara correspondencia entre su categoría y los servicios ofrecidos, así lo manifiestan numerosos investigadores del turismo merideño. Igualmente la ampliación, no corresponde a una urgente necesidad, dada las moderadas cifras de ocupación de los establecimientos  durante los últimos años, apenas llegan al 100% en algunas temporadas anuales.

   Desde la óptica de la demanda turística, en lo que respecta al turismo receptivo del estado Mérida, pese a que la actividad turística merideña ha sido considerada como actividad económica estratégica dentro de los planes de desarrollo a nivel nacional y regional, tal énfasis no ha logrado su cometido, pues a lo largo de los últimos años (2000 – 2013), la actividad turística ha presentado las mismas tendencias y deficiencias. Es decir, en estas cifras se evidencian las mismas características, tendencias y deficiencias, como el bajo costo del destino turístico como principal atractivo, el origen nacional de la mayoría de turistas; por lo que el estado aún no puede ser considerada un destino turístico internacional, sino que continúa siendo el destino turístico para los visitantes nacionales, preferido no sólo por sus cualidades naturales sino por el bajo costo, que atrae a turistas de ingresos moderados con breve estadía con un traslado terrestre. Igualmente, dicha actividad se encuentra concentrada geográficamente alrededor de la ciudad Capital del Estado Mérida al igual que la ubicación del alojamiento seleccionado, y lo cíclico del nivel de demanda, temporalmente alrededor de cuatro temporadas al año, lo cual ha contribuido a su escaso desarrollo.

De lo anterior se deduce que las recomendaciones los planes y políticas del Estado no han causado los efectos esperados a lo largo de los años, dado que la actividad turística continúa presentando las mismas tendencias; es decir, los proyectos y programas de inversión en turismo no se han consolidado aún debido a la inadecuada planificación para superar la estacionalidad turística, y aumentar la demanda durante todo el año, así como a falta de apoyo del gobierno nacional respecto a la aplicación de mecanismos de control de los servicios turísticos en cuanto a tarifas, calidad en el servicio, sistemas de reservaciones, horarios de vuelo, itinerario, atención en aeropuertos y terminales, y mantenimiento en las carreteras; a lo que se une la inexistente sensibilidad turística en la población, lo cual trae como consecuencia la desconfianza en el turista, y por consiguiente la caída de la demanda hacia Mérida como destino.

Una alternativa para incrementar la duración promedio de la estadía del visitante, en el Estado Mérida es la necesidad de desarrollar mayor cantidad de atractivos turísticos (parques, recreación para adultos y niños, eventos), capaz de retener al turista por mayor tiempo durante las temporadas altas y atraer una mayor cantidad de visitantes en temporadas baja. Al promover la afluencia de turistas en temporadas bajas, con una estadía superior a la tradicional (una semana), se podría elevar el gasto por estadía, y compensar la escasez de visitantes y de ingresos durante todo el año.

Se considera que la estacionalidad de la demanda turística impacta negativamente en la actividad debido a presencia de elevados costos fijos en la estructura de costos de los prestadores de servicio (alojamiento, parques temáticos, entre otros)[1], lo cual hace presionar hacia la baja de precios o tarifas para tratar de captar mayor cantidad de demanda en las temporadas bajas. A su vez, esta elevada presencia de costos fijos,  incide en la calidad del servicio y de la estabilidad social y laboral de las comunidades receptoras, debido a que muchas empresas utilizan la contratación temporal de personal durante las temporadas de alta afluencia.

Por otra parte, respecto a que los sitios más visitados se encuentran alrededor de la ciudad capital, pues en ningún de los años y temporadas observadas se presentan importantes visitas de turistas a pueblos (los Nevados, Bailadores, Santo Domingo, Pueblo Llano, Tovar, Apartaderos, La Azulita); sólo una pequeña porción de turistas visitó dichos lugares. La circunstancia anterior amerita la elaboración de programas y paquetes turísticos hacia lugares fuera de la ciudad Capital, destacando el folklore y las tradiciones de los pueblos, en concordancia con la naturaleza.

También es de hacer notar que buena parte de los turistas extranjeros pertenecen a naciones desarrolladas como EEUU, Francia, Alemania y España, y aún cuanto la cantidad de visitantes es muy moderada, no deberían pasar desapercibidos dado que pudieran representar un gran efecto multiplicador del destino turístico en naciones desarrolladas con elevados niveles de calidad de vida, altos niveles de renta, ahorro per cápita y con elevado gasto turístico. Lo anterior pudiera ser visto como un segmento de mercado turístico interesante y atractivo para ser explotado; sin embargo, dado sus niveles de vida y posibilidades de alternativas turísticas, incluyendo su propio país, este segmento (turismo internacional) representa para el Estado Mérida un importante desafío al tratar de incrementar la recepción de este tipo de visitantes al Estado, en cuanto a planificación, seguridad personal, estabilidad  económica, política y social, sustentabilidad y calidad de los servicios.

[1] La presencia de costos fijos en la estructura de costos de los establecimientos, puede ser tanto una ventaja como un riesgo, expresado en la administración financiera como el grado de apalancamiento operativo. Por este motivo, el control de costos fijos debe ser practicado de forma constante en los establecimientos de alojamiento, mediante algunas estrategias.

Articulo de opinión realizado Por Jose Luis Troconis / Prof. Marysela Morillo 

Related Articles

Share

About Author

admin

(0) Readers Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *